Presenta su primera película americana NEWNESS como protagonista.

Ha llegado al Festival de Sundance por primera vez, pero a juzgar por cómo marcha su carrera, no será la última. Es que la catalana Laia Costa se ha convertido en una de las mayores promesas de Hollywood. En Newness, la más reciente película del director Drake Doremus, el mismo que lanzó al estrellato a Felicity Jones y a Anton Yelchin con otra película de Sundance, Like Crazy, Laia comparte cartel con Nicholas Hoult, encarnando a una pareja de millenials que hacen una pausa en su búsqueda de sexo rápido a través de una aplicación similar a Tinder para intentar una relación estable. En el film demuestra que puede hablar inglés, que exuda una espontaneidad sorprendente y que no le teme a nada. 

La única española nominada a los Premios Europeos del Cine, deja la sombra de una duda o, de otro modo, la certeza de que, hagas lo que hagas y tengas el éxito que el destino quiera que tengas, no hay manera. La satisfacción, dijo alguien, es privilegio de mediocres. Pues eso.

Un galardón que reconoce el trabajo de las estrellas emergentes de cine y que es votado por el público, tal y como ha anunciado la Academia de Cine Británico.

 

 

Anoche se convirtió en la primera española en ganar un LOLA, los premios del cine alemán, que llegaban a su 65ª edición, y se llevó el galardón a la mejor actriz protagonista. Victoria, además, logró otros cinco galardones. 

Una nominación al BAFTA, un premio de la Academia Alemana y cuatro proyectos en EEUU. Es la intérprete de moda en todo el mundo... excepto aquí.